El libro

libro
“Es menester abrir con urgencia la discusión de las drogas en términos claros y con el máximo de información posible. Este libro de Emilio Ruchansky es una excelente contribución para comenzar el debate.”
Profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires Eugenio Zaffaroni

El discurso prohibicionista silencia o tergiversa los resultados de aquellas experiencias que van en otra dirección. Son un mal ejemplo. El consumo de las sustancias declaradas ilegales configura “un flagelo” en este mundo capitalista, forma parte de la “decadencia social” bajo un enfoque marxista clásico, resulta un comportamiento “impuro” para las religiones mayoritarias. A ninguna de estas doctrinas parece importarle que se trate de una conducta privada. Comparten la tesis de “una enfermedad social” y privilegian la represión ante su posible “contagio”. Cuando se siente acorralado, el régimen prohibicionista arguye que no hay nada mejor que hacer; si una voz se alza para proponer algo distinto, enseguida sus voceros la acusan de dar un mensaje erróneo o irresponsable a la ciudadanía o la tiñen de “narco”.

La llamada “guerra a las drogas”, el brazo armado de esta tesis, sostiene un enorme negocio. Un negocio perfecto. La guerra nunca se termina, más bien cambia de escenario cuando amaina algún frente. Este movimiento se hizo conocido como el “efecto globo”: en América, por ejempo, una vez derrotadas las organizaciones criminales en Colombia, las operaciones de tráfico migraron a México.

Mientras tanto, quienes trafican obtienen ganancias exponenciales, quienes combaten se aseguran trabajo de por vida, los bancos lavan el dinero y el sistema médico y de ayuda social contiene, cuando puede, los denominados efectos “colaterales”. El régimen se consolidó negando información y distribuyendo contrainformación, inculcando miedos y prejuicios en la población mundial.

Este libro plantea salir de la encrucijada a partir seis ejemplos concretos, actuales todos ellos, que implican otro paradigma en las políticas de drogas. Entre 2012 y 2014, este cronista recorrió sitios claves en Suiza, Holanda, España, Estados Unidos de América, Bolivia y Uruguay para obtener otros puntos de vista, reunir documentación y conocer distintos dispositivos para regular algunas de las plantas y sustancias prohibidas. A grandes rasgos, se consignan tres momentos: la irrupción del HIV en la escena del uso de drogas inyectables y la respuesta social y médica al problema, la disputa política en torno al cannabis en Europa y los recientes planteos referidos a la hoja de coca y la regulación de la marihuana en América.