Reseña “Un Mundo con Drogas”

El siguiente texto fue publicado en el número 24 de la “Revista de Derecho Penal” por el director de la revista, Diego Silva Forné (co-redactor de la Ley de Regulación de Cannabis en Uruguay):

UN MUNDO CON DROGAS
Los caminos alternativos a la prohibición: Holanda, Estados Unidos, España, Suiza, Bolivia y Uruguay
Emilio RUCHANSKY
Random House Mondadori, Buenos Aires, 2015, 314 pp.

Quien desee acercarse al debate actual en torno a las drogas, se encuentra ante un libro fundamental. Un mundo con drogas nos muestra otra cara de la prohibición: precisamente, las experiencias que distintas naciones han desarrollado en los confines del régimen convencional internacional, desafiando el discurso apocalíptico higienista e implementando soluciones más racionales que las que impone el prohibicionismo.
A través de un relato dinámico y atrapante, se van desgranando distintas historias que tejen el complejo entramado que configura la obra, donde el autor nos muestra experiencias disímiles y en sociedades diversas, pero ensayando en todos los casos alternativas más humanas al modelo bélico. Precisamente Un mundo con drogas ya desde el título nos anticipa lo utópico e irracional del paradigma prohibicionista, y cómo las experiencias que relata ambientan modelos más respetuosos de los derechos humanos así como mucho más tuitivos de la salud pública que el negacionismo que se desprende de las convenciones de Naciones Unidas.
En ese decurso se proporciona por una parte abundante información técnica, pero a la vez relatos de experiencias comunitarias o institucionales, así como también historias de vida que le ponen rostro humano a los distintos contactos de hombres y mujeres con las drogas ilegales, tanto desde el consumo, como desde la experiencia cotidiana asistencial o terapéutica.
Así, Emilio nos introduce a la lógica interna del régimen convencional prohibicionista, develando la represión médico-moral que le brinda argumentos, de espaldas a la información que ofrecen la ciencia y la experiencia. Frente a la parafernalia bélica, los propios datos de Naciones Unidas de 2014 nos hablan de que la prevalencia del consumo de drogas ilegales en la población mundial no supera el 5%, en tanto su consumo problemático se sitúa en el 0,6%; precisamente, todo lo contrario a lo que surge de la distorsión cotidiana emergente del constructo mediático-político a que se encuentra sometida la población.
Cuando se aproxima a la historia de la prohibición y su consolidación en el siglo XX, nos recuerda los usos habituales de las drogas durante el siglo XIX, así como las razones que ambientaron aquélla, que nada tienen que ver con la salud pública: la explicación religiosa está presente en cierta moral puritana anglosajona, la política en el racismo y el control de las minorías, y la económica en el fomento de la industria de los plásticos y la industria farmacéutica entre otras, favoreciendo los intereses de los estados desarrollados. Así, todo el relato está atravesado por el conflicto entre la ideología y la evidencia científica, cómo la primera enmascara u oculta a la segunda.
El abordaje de la implementación de distintas políticas de reducción de riesgos y daños en diversos lugares del mundo, directamente tiene un efecto demoledor en relación con los mitos acerca del consumo de drogas construidos desde la medicina hegemónica y la política internacional. El paciente y detallado relato de las alternativas al abstencionismo, permite al lector observar distintas experiencias de consumidores habituales inclusive de drogas duras, donde el consumo logra coexistir pacíficamente con la inserción social, o cómo es posible lograr a través de mecanismos de apoyo e inclusión, la reinserción social sin abstinencia de quienes fueron consumidores problemáticos.
También están presentes los relatos de quienes despliegan sus actividades en los confines o al margen de la ley, ante la hipocresía del sistema y la parafernalia del consumismo. Es que tanto es atractivo en la obra el contenido, como el nivel del relato: el aporte que brindan las historias de vida que van siendo desgranadas paralelamente con la descripción de las soluciones innovadoras y sus obstáculos, así como la evolución normativa en los distintos países examinados y su aplicación. Y se trata de relatos de primera mano, pues Emilio los visitó para conocer personalmente las experiencias y sus protagonistas.
Y sobre todo, nos encontramos con muchos datos, fundamentales datos para la deconstrucción de la mitología prohibicionista. Con prólogo de Eugenio Raúl Zaffaroni, Un mundo con drogas es una ventana abierta a la realidad, que contrastando con el banal discurso hegemónico, nos ofrece una visión certera y documentada de los caminos alternativos ya existentes al destructivo modelo bélico, cuyo cuestionamiento y desensamblaje constituye uno de los principales desafíos de nuestras sociedades.

Diego Silva Forné

derecho penal